Riesgos del uso de medios de contraste yodado en paciente con patología tiroidea.

Riesgos del uso de medios de contraste yodado en paciente con patología tiroidea.

La aplicación de medio de contraste yodado en procedimientos de Imagenología se puede asociar a alteraciones en la función tiroidea aumentando el riesgo de desarrollar hipertiroidismo.

Actualmente es un área clínicamente relevante, sin embargo, se considera sub-estudiada. En la edición del 23 de Enero de 2012 de la revista Archives of Internal Medicine, se describe que “El medio de contraste yodado es un agente farmacéutico administrado comunmente en estudios de Imagenología, aunque se han analizado las complicaciones del contraste en nefropatías, hay pocos exámenes sobre el efecto del contraste en la función tiroidea”.

La Dra. Rhee y col. describen la asociación significativa entre la exposición del medio de contraste y el desarrollo de hipertiroidismo, demostrando que una proporción relativamente grande de individuos desarrollaron disfunción tiroidea inducida por el yodo. Por lo tanto, el médico que deriva al paciente con sospecha clínica de hipertiroidismo, deberá solicitar perfil tiroideo antes de una exploración con medios de contraste, en particular cateterismo y/o tomografías contrastadas.

Los resultados de la función tiroidea deberán anexarse en la solicitud, para que el radiólogo, evite riesgos de una “Crisis tiroidea” inducida por el medio de contraste. Los criterios para el diagnóstico de “Crisis tiroidea” fueron introducidos por Burch y Wartofsky, se trata de una exageración de los síntomas usuales de hipertiroidismo; los síntomas cardiovasculares incluyen taquicardia que puede exceder los 140 latidos/min, pudiendo presentarse insuficiencia cardiaca congestiva. La hiperpirexia de 38 a 40°a1C, es común, así como agitación, delirio, psicosis, estupor o coma; además se consideran esenciales para el diagnóstico: náusea intensa, vómito, diarrea y compromiso hepático con presencia de ictericia. El reconocimiento y tratamiento temprano es crítico en una tormenta tiroidea, la mortalidad es del 10 al 75% en pacientes hospitalizados, particularmente en aquellos con patología cardiaca no conocida, por lo que el manejo debe realizarse en una Unidad de Cuidados Intensivos.

Los valores de referencia pueden variar de un laboratorio a otro, a continuación enunciamos los nuestros, realizados por Quimioluminiscencia:

  • THS: 0.465 - 4.680 μUI/mL
  • TT3: 97 – 169 ng/dL
  • FT3: 2.77 – 5.27 pg/mL
  • TT4: 5.5 – 11.0 μg/dL
  • FT4: 0.78 - 2.19 ng/dL
Factores precipitantes
Los niveles de hormona tiroidea, no permiten diferenciar una tormenta tiroidea de un hipertiroidismo no complicado, es difícil predecir que el paciente va a descompensarse. Aunque la tormenta tiroidea se puede desarrollar en pacientes con historia de hipertiroidismo no tratado, se precipita más a menudo por un evento agudo como cirugía no tiroidea, trauma, infección, o una carga de yodo aguda.
  1. El exceso de yodo libre en la sangre (ingerido o inyectado), puede causar tirotoxicosis en pacientes con riesgo, aun cuando la inducción de tirotoxicosis con medios de contraste, es rara.
  2. Los medios de contraste yodados contienen pequeñas cantidades de yodo libre que pueden ser significativas en pacientes con bajo riesgo.
  3. La inyección de medios de contraste no afecta las pruebas de funció n tiroidea (T3, T4 y TSH ) en pacientes con función tiroidea normal.
  4. Las pruebas de función tiroidea no son necesarias en pacientes eutiroideos, aun en áreas en donde haya una deficiencia de yodo en la dieta.
  5. Qué pacientes están en riesgo de desarrollar tirotoxicosis después de la inyección de medios de contraste? Los pacientes con enfermedad de Graves y Bocio multinodular con autonomía tiroidea, especialmente en personas ancianas y en pacientes que vivan en áreas con deficiencia de yodo en la dieta.
  6. Los pacientes de alto riesgo deben ser evaluados por Endocrinología después del examen con medio de contraste endovenoso.
  7. La profilaxis no es generalmente recomendada.